Lantia

algunos retazos del día a día

Un día te quise siempre 25 mayo 2010

Filed under: General — Lantia @ 10:26
Tags: ,

 

Déjame esta noche… soñar contigo.

Déjame que te espere… aunque no vuelvas..

(Zenet, soñar contigo)

 

A veces le intuyo. No sé, quizá me equivoque, pero creo que sigue pensando en mi. De lo que sí tengo la certeza es de que hay momentos en los que ha buscado mi rastro.  

Le he vuelto a soñar despierta. Ayer cayendo la tarde, de vuelta a casa en transporte público, le tuve presente. La bahía se mostraba en el momento de su máxima belleza, podía verla a través de la ventanilla, con esos colores que nos regala el atardecer por estas latitudes, rojos, naranjas, oro y fuego..  tonos cálidos, como él. Escuchaba a Zenet,  la canción que sonaba armonizaba con el paisaje, con mis sentimientos, y en silencio tarareé el estribillo: “Es que yo… un día te quise siempre”. Es lo que sentía, lo que he sentido siempre. Mirando a la mar los ojos se me llenaron de lágrimas, luchando por salir. Fue algo inesperado, pero que logré contenerme, como lo hago cada vez que pienso en él,  como en los momentos que siento el impulso de llamarle.

 

Y va a ser eso, que le he querido siempre, demasiado, que una parte de mi aún le quiere, por más que me empeñe en enterrar ese cariño. Siempre lo he negado, hasta a mi misma, pero esos pellizcos amargos de añoranza , ese ahogo en la garganta, esas lágrimas que ya no salen pero queman me echan en cara cuanto le echo aún de menos. Jodida añoranza…

 

Había días en los que me sentaba en la bañera de mi barco mirando a la puerta del pantalán, soñando, esperando quizá que llegara con ganas de zarpar, dando por hecho que venía a cumplir con una promesa pendiente.…  Es curioso, ya no quiero estar en la mar con él. Lo más sorprendente es eso, que hasta hace nada seguía esperándole, serena, tranquila, todo lo contrario de mi modo de ser, que nunca tuve paciencia, ni aguante, que siempre fui impulsiva a más no poder.. Y amanece un día, sin saber por qué,  pero segura de que cometiste un error, o muchos a la vez, y el peor de ellos fue aferrarse a un recuerdo, una vana ilusión.

 

 

Bah, empiezo a cansarme de estos ataques melanólicos, sin quererlo él ha estado presente en algunos ratos vacíos, demasiado presente. Por un lado desearía no haberle conocido, o mejor aún, haberle podido borrar de mi vida con facilidad, sin contemplaciones. Por otro ha sacado tanto bueno de mi que no me importa que de cuando en cuando se cuele en mi memoria.  Sea como sea, lo único que sé a ciencia cierta es que ya no tiene cabida en mi vida, no hay amarres libres en mi puerto, ni tan siquiera en el muelle de espera. 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s